Alimentación saludable


Una alimentación saludable es aquella que aporta todos los nutrientes esenciales y la energía que cada persona necesita para mantenerse sana.

Una persona bien alimentada tiene más oportunidades de:

Desarrollarse plenamente

Vivir con salud

Aprender y trabajar mejor

Protegerse de enfermedades.

La alimentación variada asegura la incorporación y aprovechamiento de todos los nutrientes que necesitamos para crecer y vivir saludablemente.

Alimentarse saludablemente, además de mejorar la calidad de vida en todas las edades, ha demostrado prevenir el desarrollo de enfermedades como:

Obesidad

Diabetes

Enfermedades cardio y cerebrovasculares

Hipertensión arterial

Dislipemia

Osteoporosis

Algunos tipos de cáncer

Anemia

Infecciones

Para comer sano se recomienda:

Distribuya los alimentos en 4 comidas principales y 2 colaciones

Modere el tamaño de las porciones

Consuma por día 2 frutas y 3 porciones de verduras de todo tipo y color preferentemente crudas

En el almuerzo y en la cena, la mitad del plato que sean verduras y de postre una fruta

Incorpore legumbres, cereales integrales, semillas y frutas secas.

Consuma carnes rojas o blancas (pollo o pescado) no más de 5 veces por semana.

Cocine sin sal. Reemplácela por perejil, albahaca, tomillo, romero y otros condimentos.

Evite el uso del salero en la mesa.

Limite el consumo de azúcar y alcohol.

Las maravillas del uso del coco!

Resultado de imagen para coco

Hace apenas unos 20 años que el coco es considerado saludable, ya que antes se creía que estaba compuesto de grasas malas, e incluso lo comparaban con la grasa de la carne de cerdo. En la actualidad se han descubierto los beneficios del aceite de coco y se utiliza para la salud, en la nutrición y en la cosmética. Algunos expertos consideran al aceite de coco como un “alimento funcional”, ya que es una herramienta de gran alcance contra las enfermedades inmunes gracias a su composición en un 50 por ciento de ácido láureo. Éste es un ácido graso con componentes antivirus, antibacterianos y antiprotozoarios, usado por el sistema inmunológico para atacar virus como herpes, gripe, bacterias, etcétera.

Pero el coco no se queda ahí, tiene mucho otros aportes saludables que da a nuestro cuerpo: acelera el metabolismo, ayuda a la gente que está intentando perder peso y regula los padecimientos de los que sufren de la tiroides. Sus grandes cantidades de sales minerales y potasio favorecen en la mineralización de los huesos. También, ofrece bajo aporte de proteínas e hidratos de carbono y es beneficioso para el sistema digestivo, ya que sus cantidades de fibra son muy propicias para las alteraciones intestinales. Su alto contenido de vitamina E sirve de antioxidante, junto a vitaminas hidrosolubles del grupo B.

Resultado de imagen para coco

Después de toda esta lista de beneficios, seguramente te dieron ganas de salir a comprarlo ya. El coco se puede utilizar en forma de aceite, leche y o pulpa de la fruta. Te contamos las formas en las que podes usar esta fruta para beneficiarte al máximo:

EN LA PIEL: Suaviza pieles secas o áreas resecas como los talones o rodillas. ¿CUÁNTO? Se puede utilizar como una crema convencional, pero es muy grasoso, por lo que se recomienda usar sólo unas gotas.

EN EL CABELLO: Nutre, da suavidad y brillo. ¿CÓMO? Puede usarse poniéndose el aceite de coco derretido sobre el cabello y dejarlo 20 minutos, antes del lavado.

EN EL ROSTRO: tanto la leche o el aceite de coco pueden sustituir al agua en recetas para mascarillas humectantes. También se los puede usar solos, aplicándolos con un algodón o las manos y dejándolos actuar por 10 minutos. ¿POR QUÉ? Porque es refrescante y no irrita la piel, incluso las más delicadas.

EN BAÑOS: la leche puede usarse para baños combinada con flores, especies, hierbas y otros aceites esenciales para tratamientos en la piel. También se usa la pulpa como exfoliante corporal. ¿DÓNDE? Esta tradición se originó en las islas Polinesias, ahora se ha incorporado en algunos tratamientos en spas. En la casa, basta poner el aceite o la leche de coco en la bañera.

PARA MASAJES EN EL CRÁNEO: en la India se usa este aceite para dar masajes en esa zona en las personas con dosa, pitta (metabolismo dominado por los elementos fuego y agua, según el Ayurveda). ¿POR QUÉ? Porque se cree que ayuda a balancear el calor en el cuerpo.

Resultado de imagen para coco

Quinoa el super alimento proteico! 

Opción Sana y también para vegetarianos o simplemente para momentos donde  optamos por no consumir proteínas de origen animal.

La Quinoa es considerado un súper cereal. Contiene 16 aminoácidos, entre ellos los 8 esenciales para nuestro organismo. Es un alimento super completo, grasas saludables como el Omega 6, es rico en minerales y vitaminas. Una taza de quinoa cocida contiene 18 gramos de proteína.
Bocaditos de Quinoa con salsa de tomate y orégano

Ingredientes (para unos 20 bocaditos)
Para los Bocaditos de Quinoa
100 gr de quinoa

200 ml. de agua

60 gr de mozzarella  rallada

1/2 cebolla muy picada

1 Huevo 

Orégano

Tomates cherry picado

 sal
Para untar
Salsa light de tomate con orégano
Lo primero que hacemos es cocer la quinoa: calentamos el agua, (doble de agua que de quinoa),. Bajamos el fuego al mínimo, tapamos y dejamos cocer entre 12-15 minutos. En este tiempo la quinoa habrá absorbido toda el agua, los granos deben quedar sueltos y blandos. 

Retiramos del fuego, la ponemos en un bol y dejamos que se enfrie un poco.

Añadimos el resto de ingredientes de los bocaditos al bol: la cebolla bien picada, un huevo pequeño crudo, mozarella  rallada, tomates cherry trozaditos, orégano al gusto y una pizca de sal.

 Mezclamos bien todos los ingredientes y formamos los bocaditos. Podemos utilizar las manos formando bocaditos irregulares que colocamos sobre una bandeja de horno.

Metemos los bocaditos en el horno y los dejamos durante 10 minutos. Lo justo para que se compacten al derretirse el queso y se nos doren un poco por fuera.

Los servimos inmediatamente, si los dejamos para más tarde se nos quedarán gomosos. Acompañamos de salsa de tomate con orégano para untar.