Consejos para alimentarse sanamente en el verano! 

¿Qué alimentos debo consumir en verano?

Como primera medida, resulta fundamental no cambiar la estructura de la dieta por más que sea verano. Hay que respetar una alimentación balanceada y equilibrada.

Lo que debemos tener en cuenta es que, debido al calor, tenemos mayores posibilidades de deshidratarnos. Por ello es recomendable beber una mayor cantidad de líquido y priorizar el consumo de alimentos frescos, en particular verduras y frutas, ya que son ricas en agua, vitaminas y minerales, y sirven para rehidratarse.

Sin embargo, los alimentos básicos como los cereales, lácteos, carnes y aceites no deben eliminarse de la dieta. Cada uno de ellos aporta un componente primordial para una buena nutrición, ya sea calcio, hierro, o proteínas, y no se debe descuidar ningún aspecto.

¿Qué tipo de comidas debo evitar?

Es recomendable evitar las grasas y en lo posible elegir quesos y cortes magros de carne. Por otro lado, se aconseja que todos aquellos alimentos enlatados sean ingeridos eventualmente, es decir, que se consideren como algo “extra” en la dieta.

Para lograrlo es aconsejable planificar un menú semanal y en base a ello realizar las compras. De este modo se puede diagramar una dieta variada, evitando comer siempre lo mismo y aumentando la cantidad de alimentos frescos. Otro aspecto clave es comprar todo aquello que necesite heladera al final del recorrido, evitando de este modo que pierda la cadena de frío.

¿Cómo debo conservar correctamente los alimentos?

Todo lo que se consumió se debe conservar en la heladera, en recipientes tapados. Es importante que lo que ya está cocido vaya en los estantes superiores, mientras que lo crudo debe colocarse en los inferiores. Por ejemplo, arroz cocido arriba y carne cruda abajo. De este modo evitamos que caigan cualquier tipo de residuos y afecte lo que ya está cocido. Otro aspecto a considerar es que no se debe guardar ningún tipo de alimento en el horno o a temperatura ambiente.

Si recaliento una comida guardada en la heladera, deberá ser solamente la porción que vaya a comer, ya que no se deben calentar más de una vez las preparaciones. Si lo que se recalentó no fue utilizado, es preferible desecharlo.

¿Qué recaudos debo tomar al momento de preparar la comida?

Es primordial lavarse las manos antes de cocinar, así como también limpiar con agua potable todo lo que se vaya a comer crudo.
No se deben utilizar los mismos cuchillos ni las mismas tablas para cortar alimentos crudos y cocidos, ya que pueden transmitirse bacterias mediante estos utensilios.

¿Qué ocurre si ingiero alimentos que hayan perdido la cadena de frío?

El principal problema es que puede derivar en una gastroenteritis, lo cual es más peligroso en chicos y personas ancianas.

Tips de alimentación para la playa

• Llevar la comida en una conservadora y estar seguros de que mantiene la temperatura. Es desaconsejable que los alimentos pierdan el frío.
• Tratar de llevar adelante una dieta variada, no comer todos los días sándwich.
• En caso de querer comer sándwich, variar el contenido, no deben estar siempre hechos con fiambre, se puede intercalar pollo, carne fría, huevo, lechuga, tomate, entre otros. También es aconsejable reducir la cantidad de pan, utilizando rodajas finas.
• Llevar yogures, frutas, o armar recipientes herméticos con ensaladas individuales.

Anuncios

Snack saludables para seguir llevando un estilo de vida saludable en diciembre

En las Fiestas muchos comen lo mismo que en 5 días. Cómo elegir los alimentos para moderarse y disfrutar de estos días sin culpas.

Para muchas personas, el 24 y el 31 son de esos días del año en que todo está permitido a la hora de sentarse a la mesa. Y así, al cabo de cada comilona de Navidad o Año Nuevo, se pueden llegar a consumir unas 10.000 calorías -el equivalente a unos cinco días de dieta normal- y pesar entre 2 y 4 kilos más en la balanza, una parte por lo que se comió y se tomó y otra por los hidratos de carbono y la sal, que retienen líquidos.

La cuenta es sencilla si se recuerda que una porción de lechón suma 750 calorías, una ensalada waldorf abundante tiene casi 800 calorías, una barra tipo mantecol aporta 530 y una rodaja de pan dulce suma 400, sin contar con que por cada copa de champagne hay que sumar 130 calorías, y la mitad cuando se bebe sidra o cerveza. 

Los efectos de estos excesos no solamente engordan: 

Las consultas por dolor abdominal son más frecuentes durante los días de fiesta. Además, los excesos en la comida y bebida, dormir poco y cambiar el ritmo habitual de vida son más riesgosos entre personas mayores de 60 años o con enfermedades como diabetes e hipertensión. Esto, para no hablar de las intoxicaciones con alcohol, que en estos días superan la ampliamente la media.

De todos modos, nadie tiene sobrepeso únicamente por comer y tomar de más en las Fiestas. 

En realidad, hay 96 días del año en que es más fácil seguir un plan de alimentación saludable: los lunes y los martes (o los martes y los miércoles, si el lunes fue feriado), porque se siente culpa por los desarreglos del resto de la semana. Y lo cierto es que para lucir una silueta más delgada o sentirse más ágil, se debe pagar un precio, como ocurre con todas las cosas que valen la pena. Tentaciones hay todo el tiempo, pero eso no quiere decir que uno siempre deba ceder a ellas…

Es posible cuidarse en las Fiestas.

Es perfectamente posible planificar las celebraciones de una manera distinta, sin centrar todo en el atracón. Pescado, palitos de mar, ensaladas con verduras poco convencionales y frutas, palmitos, camarones, peras al natural, helado de agua, son sólo algunas de las muchísimas opciones ricas que no nos harán arrepentirnos al día siguiente. 

CONSEJOS.

* Comer despacio, en bocados pequeños, ayuda a evitar una comilona. Si la mesa es libre no pierda de vista el tamaño de las porciones: sírvase en un plato un poco de cada comida que le guste y sientése a comerlo alejado de la mesa. 

¡Recuerde que no será la última vez que coma!

* En estas ocasiones, bailar ayudará mucho. Conviene proponer el baile seleccionando de antemano música divertida para que todos se integren. 

Muévase y beba mucho líquido, especialmente gaseosas diet o bebidas con abundante hielo. Es importante no tomar alcohol sin comer, porque con el estómago vacío la bebida marea fácilmente y es capaz de diluir cualquier decisión racional. 

* Haga buenas elecciones para poder disfrutar de la mesa y pasar las Fiestas sin sobresaltos. 

Tenga presentes ciertas estrategias para preparar comidas y manejarse ante las tentaciones.

Reuniones con seres queridos, balance anual de logros, reencuentro con amigos. 

Las Fiestas pueden ser motivo de gratos momentos de afecto y también de enormes dificultades a la hora de conciliar tentadores platos con el objetivo de cuidar el peso.

Antes de Navidad.

En muchas personas, la motivación para adelgazar se vuelve especialmente fuerte antes de Navidad o Año Nuevo -el verano, el casamiento de un hijo, la graduación, etc.- para estar mejor y ponerse algo especial en esos momentos.

Dado que el “enganche” puede ser mayor en estas ocasiones, resultan buenos momentos también para comenzar o reforzar el plan, contrariamente a la opinión que dice: 

“¡cómo, justo ahora se te ocurre hacer dieta!”.

Comprometerse a empezar un plan de adelgazamiento antes de la Fiestas puede ser una excelente propuesta para terminar el año, con la idea de comenzar otro mejor. Es también un buen modo de evitar las comilonas que solemos hacer cuando estamos estudiando la posibilidad de ponernos a dieta. 

Si pensamos que la dieta comienza “el lunes”, más precisamente después de las celebraciones de fin de año, probablemente comamos en esta oportunidad mucho más de la cuenta, de lo necesario y de nuestro apetito verdadero, y comencemos al año siguiente con kilos indeseados, que incrementarán la carga de lo que ya tenemos que bajar.


Organización: mujeres y hombres prevenidos…

El estrés siempre es menor cuando se organiza anticipadamente. No sólo en la adquisición de regalos de Navidad, sino en la planificación del menú. No es imprescindible ser un buen cocinero/a. 

El supermercado y las casas de comida -aun los restaurantes o las casas de las suegras- pueden convertirse en buenos aliados si se elige con inteligencia el menú, y, porqué no, si se aprende a pedir ayuda a los seres queridos.

Lista de tareas.

* Haga listas. Regalos a comprar, tarjetas a escribir, etc.

* Escriba los probables menúes de comidas para Navidad.

* Planifique cuándo comprar, qué semana, día, hora, etc.

* Cuando compre la comida lleve una lista de lo que necesita para confeccionar su menú. Evitará así comprar las “tentaciones”.

* Prepare a los demás. Explique que se está cuidando y necesita ayuda.

No se olvide de ¡disfrutar la vida!

mesa dulce light.

Si usted es de los que “pierden” con la mesa dulce -y es anfitrión/a- dé rienda suelta a la creatividad, preparando cosas ricas con menos calorías. Por ejemplo:

• copas de gelatina diet con frutas.
• copas de postres diet decorados con trocitos de fruta y chantilly diet.
• tortas de frutas con base fina de ricota o queso blanco.
• helados dietéticos solos o con fruta.
• mousses de gelatinas con fruta y yogur o queso blanco.
• sorbetes dietéticos (helados diet con frutas y champagne).
• platos con frutas frescas pequeñas.

Recuerde que las frutas secas y deshidratadas tienen un gran aporte calórico y que son poco apropiadas para épocas estivales. 

Si elige la mesa dulce planifique anticipadamente. Por ejemplo:

• 1 copa de sidra o champagne seco (en lo posible no dulce)
• 1 porción pequeña de budín o pan dulce.
• 1 trozo pequeño de turrón.
• 6 ó 7 frutas secas (nueces, avellanas, castañas, almendras).
• 3 a 5 frutas deshidratadas (orejones).
• 1 puñado pequeño de garrapiñadas o maní con chocolate o solo.

ojo con lo qué comemos…


Calorías c/100 g Calorías p/porción
Lechón 300 750 
Matambre 165 330 (1 rodaja) 
Vithel toné 145 220 (2 rodajas) 
Pollo con piel 215 330 
Pollo sin piel 120 180 
Asado 400 600 (una tira de 3 huesos) 
Pionono 350 700 
Pavita rellena 200 625 
Ensalada rusa 100 200 
Ensalada Waldorf 300 465 (1 plato de postre de 150 g) 
Ensalada de fruta 80 120 
Helado de crema 190 465 (250 g) 
Postre Rogel 320 640 (200 g, un plato mediano) 
Torta con merengue 300 450 

– __” FELICES FIESTAS”-___